Duras críticas al Gobierno por el cierre de la fábrica TextilCom que ahora busca inversores

El ministro de Industria, Sebastián Caria, explicó que los dueños de TextilCom aducen un menor volumen de trabajo, pero que las empresas que le compran lo negaron.

Catamarca 23 de mayo de 2024 TELEDIARIO.COM.AR TELEDIARIO.COM.AR

El despido de 124 trabajadores tras el cierre de TextilCom fue uno de los ejes del debate en la Cámara de Diputados, donde los legisladores de todos los bloques hicieron pública su “solidaridad y respaldo” a los nuevos desocupados. Sin embargo, repartieron criterios a la hora de juzgar responsabilidades: la oposición apuntó al Gobierno provincial en mayor medida, mientras que el oficialismo cuestionó las políticas económicas de la actual gestión nacional.

Para hoy esperan la visita de la ministra de Trabajo, Verónica Soria, que había sido convocada para explicar algunas cuestiones vinculadas a la actividad de empresas mineras pero que, según el oficialismo, dará detalles del rol del Gobierno en este caso puntual. En paralelo, el ministro de Industria, Sebastián Caria, explicó que buscan otro inversor para que se haga cargo de la planta: “La empresa aduce que bajó el volumen de trabajo, pero no es la misma versión que tengo de las empresas que demandan ese trabajo”, indicó.

El debate lo inició el diputado Hugo Ávila (FAC), quien planteó una reunión urgente de la Comisión de Legislación Social y del Trabajo, para redactar un proyecto expresando el “respaldo incondicional a los trabajadores para salir a darles contención”. “Tenemos que exigirles a los dueños de las fábricas, que recibieron créditos blandos, que no retiren la fábrica. Hicieron sus ampliaciones con $40 millones de CAPRESCA, $80 millones del BNA y tenían subsidiado el empleo. No podemos ser indiferentes. Tenemos la obligación de dar contención a estas familias. Quizás se los puede capacitar en actividad minera. Hay que impedir que se lleven la maquinaria”, planteó Ávila.
En ese sentido dijo que “hay distintas responsabilidades de los distintos niveles de quienes gobiernan” y lamentó que “cuando parecía que todo era un sueño y la provincia se encaminaba a ser generadora de empleo privado, el sueño duró poco”.

La iniciativa ni siquiera se puso a consideración. De hecho, el siguiente en tomar la palabra fue el presidente del bloque oficialista, Gustavo Aguirre, quien aseguró que todos en el FT-UP “compartimos la preocupación sobre el cierre de TextilCom, que dejó como consecuencia a las familias en situación de incertidumbre” y destacó que el diputado Pablo Castro, de ese bloque, presentó un pedido de informes al respecto.

La presidenta del bloque UCR, Silvana Carrizo, lamentó que la situación “no es nueva”. Carrizo también presentó un pedido de informes y remarcó que buscan conocer a las empresas beneficiadas con las herramientas provinciales y cuáles son las medidas que se van a tomar para preservar todos esos puestos de trabajo. “Hace dos años que pedimos informes sobre la creación de empleo privado, nos contestaron algo que se escribió con una mano y se borró con el codo. Hay leyes que son del Gobierno anterior, herramientas del FCS. Me gustaría saber qué está haciendo el Gobernador para defender el régimen de promoción textil que era nacional y que evidentemente hoy no está garantizado. A esto hay que sumar que hay un clima muy tenso por las políticas nacionales, con un Gobierno nacional también responsable”, cuestionó Carrizo.

Luis Fadel, también de la UCR, aseguró que la situación es “muy angustiante” y pidió buscar “ver la forma de que el dueño no termine de desmantelar la fábrica de manera vil”. “Allí tenemos que buscar los puntos de coincidencia. Si vamos a buscar responsables, la caída de la promoción industrial se dio con la presidencia de Cristina Fernández de Kirchner y en el Gobierno de la actual senadora nacional. Contemos todo”, reclamó. Además, aprovechó para criticar al actual Gobierno de Javier Milei por lo que consideró un “enorme desempleo por la paralización de la obra pública”.

“También nos tenemos que hacer cargo de eso. Ante esta situación complicada tenemos que tener respeto, y no me parece que en este contexto el Presidente esté presentando un libro en un evento casi de rocanrol. Hasta en eso quiere emular a Carlos Menem”, reclamó.

Por su parte, el diputado Tiago Puente apuntó a la ministra de Trabajo, Verónica Soria, al denunciar que TextilCom “no hizo aportes patronales en dos años” y que el Ministerio nunca lo controló. En esa línea, recordó que en la Asamblea Legislativa el gobernador Raúl Jalil había dicho que “a pesar del contexto nacional, contamos con las herramientas que nos permitirán sostener los puestos de trabajo y la radicación de empresas”. “Esta situación deja al descubierto muchas variables. La ministra de Trabajo es responsable, porque hace dos año está la empresa y no hay un solo aporte registrado. ¿Le vamos a echar la culpa a Javier Milei por esto? A la ministra lo mínimo que le caben son los incumplimientos de los deberes de funcionario público. Debería estar presente. Ya le estallaron los conflictos con las mineras, ahora con esta fábrica. Ni hablar de las demandas por las malas liquidaciones de los empleados públicos. Hay un fracaso del relato en materia de trabajo en la Provincia”, reclamó.

Cuestionamientos a Nación

Los diputados del oficialismo direccionaron las críticas al Gobierno nacional y ensayaron alguna defensa del Ejecutivo que conduce Raúl Jalil. El diputado Pablo Castro, por ejemplo, aseguró que “el problema no es generar empleo, sino mantenerlo cuando aparecen políticas neoliberales como las que hoy tenemos”. “Hoy con todas las herramientas del Gobierno nacional, los empresarios se van a transformar en meros especuladores financieros. Hay que ver quiénes tienen a sus exrectores que van con los brazos enyesados a votarle todo a este Gobierno”, reclamó.

Natalia Soria, por su parte, auguró que “lamentablemente ésta no va a ser la última fábrica” en cerrar y “todo esto se va a agudizar” por el contexto nacional. Juan Carlos Ledesma, a su vez, criticó que “a nivel nacional se festejan los desempleos”. “Se mencionó que echaban a 50.000 ñoquis, cuando acá en Catamarca no había ningún ñoqui. Después sacaron el subsidio a la energía y eso repercutió en la empresa, así lo dijo el gerente de la fábrica. Pero el Gobierno nacional se vanagloria de estas cuestiones”, reclamó.

En ese sentido, Ledesma aseguró que el Gobierno provincial “todos estos años gestionó para que se crearan empleos privados”, dijo que “a todos nos eriza la piel esta situación” y cuestionó a la oposición porque “parece que tratar de sacar algún rédito es más importante que la preocupación de algunos”.

El presidente del bloque del FT-UP, Gustavo Aguirre, se hizo eco de declaraciones del ministro Caria y explicó que a la empresa “no se le dieron subsidios para el pago de sueldos, sino que se cedió en comodato el predio y algunos créditos para mejorar la infraestructura”. “Hay capacidad instalada y mano de obra capacitada. Ojalá tengamos éxitos en las gestiones para conseguir nuevos dueños, porque las políticas activas del Gobierno son claras, no se desentiende de la situación a pesar de que sean trabajadores privados”, dijo.

Libertarios, en el medio

El presidente de bloque de LLA, Adrián Brizuela, lamentó que en las críticas a la Nación “se olvidan de mencionar que el Gobierno anterior dejó una informalidad del 47% y que por primera vez en la historia tenemos trabajadores pobres”. “Evidentemente el boom del empleo privado de Catamarca era ficticio, porque gozaba de enormes beneficios del Estado. Cuando sucede esto no se crean empleos genuinos, sino que surgen de un nicho que se crea en el escritorio de un burócrata y no por una necesidad del mercado. Acá se habla y cuestiona la Ley Bases, que propicia las condiciones para que se genere empleo genuino en minería, por ejemplo. No venimos de una panacea. Nosotros hacemos autocrítica y creemos que después de este ordenamiento de las cuentas públicas nuestro país va a volver a crecer”, aseguró.n

Telegramas y olla popular

Los despedidos de TextilCom permanecían en la fábrica hasta ayer e incluso organizaron una olla popular. En simultáneo, un empleado del Correo repartió los telegramas que llegaron para los más de cien empleados. También recibieron la visita de funcionarios del Ministerio de Industria.

Los empleados de TextilCom que pasaron la noche en la fábrica reclaman el pago de los sueldos de abril, mayo, el aguinaldo y las correspondientes indemnizaciones por el anuncio de cierre de la fábrica.

EL ANCÁSTI.-

Te puede interesar
Lo más visto