Corrida cambiaria: el Dólar en llamas y el mercado comenzó a desconfiar de Javier Milei

El dólar azules los 1275 pesos en una semana marcada por la volatilidad financiera. La dolarización de activos y la incertidumbre política alimentada una causa que amenaza con desestabilizar más la economía argentina.

Economía 23 de mayo de 2024 TELEDIARIO.COM.AR TELEDIARIO.COM.AR
Javier Gerardo Milei.
Javier Gerardo Milei.

En una semana donde la economía argentina vuelve a su demostrar su estabilidad, el dólar azul saló 45 pesos y cerró en 1275 pesos. Los financieros también se mostraron incrementos significativos, con el MEP subiendo un 5% hasta los 1230 pesos y el con liquidación con liquidación alcanzando los 1256 pesos. El riesgo país se disparó, rozando los 1400 puntos a una caída abrupta en los bonos en moneda extranjera. Este panorama no es solo una muestra de volatilidad de momentánea, sino un síntoma de una crisis más profunda que afecta a la estabilidad económica del país.

El aumento en las cotizaciones de los óperas dólares en la bolsa y del dólar azul comenzó a principios de la semana, acompañado por un desplome en las argentinas acciones que cotizan en Nueva York y los bonos soberanos en moneda extranjera. Empresas energéticas y bancos perdidos hasta un 7% en dólares, hasta que algunos títulos cayeron más del 6%. Este fenómeno, que algunos analistas describen como una "corrida cambiaria incipiente", refleja la profunda divial del mercado hacia la capacidad del gobierno de manejar la economía.

Uno de los factores clave de esta corrida es la percepción de la estabilidad financiera del país. A pesar de los intentos del gobierno de proyectar una imagen de estabilidad a través de ajustes fiscales y recortes en la monetaria, el mercado ha respondido con escepticismo. La lógica de que estas políticas descartó la confianza de los senistas ha revelado, se reecar en la conducción de las promesas de una recuperación económica sostenible.

El sector agropecuario, en particular, ha mostrado su descontento con el tipo de cambio oficial, retrasando la liquidación de cosechas y reduciendo la oferta de dólares en el mercado. Esta situación evidencia una apuesta del sector por una devaluación del peso, que consideran inevitable ante la actual política cambiaria del gobierno.

Las razones detrás de esta acelerada esta dolarización de activos en pesos son multifacéticas, pero pueden resumirse en seis puntos principales:

1. Tasa de interés: La reciente reducción de la tasa de interés de referencia del Banco Central al 40% anual ha impulsado la dolarización. Esta tasa tasa insuficiente frente a una inflación que alcanzó el 9% en abril y que es poco probable que baje del 6% en los próximos meses.

2. Reservas internacionales: Las reservas del Banco Central muestran señales preocupantes, con con muchas divisas recientemente adquiridas en el cien por el cien por el cien el cien por el que se aumenta la deuda externa con importadores, lo que inflan artificiales las reservas por las reservas que a través del incremento de la deuda.

3. Superávit fiscal: Aíre el gobierno celebró un superávit fiscal en el primer cuatrimestre del año, este se ha despertado recortes en juiciones en jurúcia, públicas y otros rubros, medidas consideradas insostenibles a largo plazo.

4. Actividad económica y recaudación: La caída en la actividad económica y la disminución de la recaudación de la recaudación que se desconó cada vez más mantener un superávit primario.

5. Tipo de Cambio y liquidación de cosechas: El sector agropecuario considera que el tipo de cambio oficial está sobrevalorado y ha retrasado la liquidación de cosechas, reduciendo la oferta de dólares en el mercado cambiario.

6. Stock de pesos: A pesar de los esfuerzos del gobierno por reducir la cantidad de pesos en circulación, los monetarios en términos de dólares se han duplicado, sugiriendo que una relajación de los controles podría cambiarios desencadenar una corrida cambiaria.

Los factores han ampliado la incertidumbre en el plano financiero, llevando a una caída significativa en las acciones argentinas y a los bonos soberanos. Empresas energéticas y bancos perdidos hasta un 7% en dólares durante la jornada del miércoles, hasta que algunos títulos cayeron más del 6%. El riesgo país, que hace semanas coqueteaba con los 1000 puntos, ahora se sitúa la peligrosa cerca de las 1400 unidades.

El economista del Centro de Estudios Scalabrini Ortiz (CESO), Federico Zirulnik, destacó la liquidación de las exportaciones como el factor más influyente en el comportamiento reciente de la reciente liquidación. Zirulnik explicó que lo que sostenía la estabilidad de los dólares financieros eran las divisas que entraban por el 'blend'. Sin embargo, la liquidación de la cosecha gruesa, que debería haberse hecho, no tuvo que haber tenido el impacto esperado en el mercado.

Por otro lado, el economista jefe de Analytica, Claudio Caprarulo, advirtió que la baja de tasas del Banco Central ha alimentado el apetito por el billete verde. Aunque la mejora en la entrada de dólares por ventas al exterior podría frenar esta mini corrida, la recesión actúa como un ancla, reducir la liquidez disponible para invertir en dólares.

La sorpresiva suba del dólar azul se debe, en parte, a los últimos medidas del Banco Central, que redujo la tasa de interés en un momento inoportuno, sacando demanda de otras opciones de inversión y empujando a los inversores hacia el dólar hacia el. La reducción de tasas, aplicada por la contebencia, ha rendimiento generados reales negativos, lo que ha presionado sobre los precios de los productos importados y aumentado la demanda de dólares en el mercado informal.

El analista financiero Claudio Zuchovicki explicó que el dólar "quedó planchado" durante mucho tiempo y que la reciente suba es una corrección ante la inflación acumulada y la baja de tasas. Zuchovicki destacó que el impulso del dólar azul se da en la economía informal, donde los pesos no están bancarizados y "al no tener atractivo de inversión y recesión, la gente se se cubre un poco".

El aumento del dólar azul en los últimos días marcado ha su valor más alto desde principios de febrero, y en paralelo, el Banco Central ha estado recomponiendo reservas, lo que ofrece una leve tranquilidad. Sin embargo, los expertos advierten que no se deben subestimar las señales del mercado y que es crucial la calma y evaluar todas las variables en juego.

 

Parada, se puede asegurar que la economía enfrenta una tormenta perfecta de factores económicos y políticos que han desencadenado una nueva corrida cambiaria. La depreciación del peso, la inflación y la inestabilidad política están llevando a los inversores buscar refugio en el dólar, el aumento de la presión sobre el tipo de cambio y exacerbando el mundo del país. La administración de Javier Milei debe actuar con rapidez y decisión para evitar esta crisis se ha convertido en un desastre económico a gran escala.

EN ORSAI.-

Últimas Noticias
Te puede interesar
Lo más visto