El peor escenario posible en la construcción: se derrumba la actividad con insumos y ganancias por las nubes

Pese a una caída del sector de más del 40% interanual en marzo, los materiales aumentaron 328,7 por ciento interanual, 40,8 puntos porcentuales por encima de la inflación general (a marzo 287,9 por ciento).

Economía 14 de mayo de 2024 TELEDIARIO.COM.AR TELEDIARIO.COM.AR
Trabajadores de la construcción.
Trabajadores de la construcción.

El escenario del sector de la construcción describe muy bien el rumbo económico elegido por el Gobierno de Javier Milei: parálisis en la obra pública, incertidumbre en la población que congeló las decisiones de inversión en las familias dentro de sus hogares, precios de los insumos que se cuadruplicaron o más, y las principales empresas del rubro con ganancias exorbitantes. Uno de los principales ajustes presupuestarios para lograr el tan ansiado equilibrio fiscal fue el de la obra pública, con un recorte de 70,5 por ciento. A esto se suma que los privados, con salarios licuados, no compensan esa caída. Sin embargo, los materiales aumentaron 328,7 por ciento interanual, 40,8 puntos porcentuales por encima de la inflación general (a marzo 287,9 por ciento).

En marzo de 2024 el Indicador sintético de la actividad de la construcción (ISAC) arrojó una baja de 42,2 por ciento respecto a igual mes de 2023. El acumulado del primer trimestre de 2024 del índice serie original presenta una disminución de 30,3 por ciento con respecto de igual período de 2023. En marzo de 2024 el índice de la serie desestacionalizada muestra una variación negativa de 14,2 por ciento respecto al mes.

En el encadenamiento del sector se replica esa caída. Los datos del consumo aparente de los insumos para la construcción en marzo evidencian bajas de 69,2 por ciento en asfalto; 54,3 por ciento en hierro redondo y aceros para la construcción; 53,8 por ciento en placas de yeso; 46,6 por ciento en yeso; 46,1 por ciento en hormigón elaborado; 43,7 por ciento en ladrillos huecos; 43,1 por ciento en cemento portland; 41,6 por ciento en mosaicos graníticos y calcáreos; 40,5 por ciento en cales; 38,2 por ciento en pisos y revestimientos cerámicos; 37,7 por ciento en artículos sanitarios de cerámica; 32,8 por ciento en el resto de los insumos (incluye grifería, tubos de acero sin costura y vidrio para construcción); y 24 por ciento en pinturas para construcción.

Sin embargo, si se analiza el costo de la construcción, el único que se mantuvo por debajo de la inflación fue la mano de obra (196,8 por ciento). Los materiales subieron 328,7 por ciento en términos interanuales y los gastos generales asociados a la obra un 284 por ciento (casi empardando el promedio de la economía).

Este cese de la obra pública y una disminución en trabajos privados impactaron en la demanda, obligando a corralones y pinturerías a implementar estrategias y descuentos para atraer a compradores. Desde la Asociación de Pymes de la Construcción (Apymeco) aseguran una leve desaceleración en los precios de los materiales y herramientas en los últimos días. La escasez de ventas por un menor ritmo de obras grandes y del freno de la obra pública propició una situación en la que algunos productos registraron una disminución de entre 7 y 12 por ciento cuando se compara marzo con febrero.

En el análisis por ítem de obra para marzo, respecto al mes anterior, se observan los mayores aumentos en “Albañilería” (11,2 por ciento), “Yesería” (10,7 por ciento) y “Vidrios” (9,8 por ciento), y los menores aumentos en “Otros trabajos y gastos” (4,5 por ciento), “Instalación eléctrica” (3,6 por ciento) e “Instalación de gas” (2,3 por ciento), de acuerdo con el INDEC. En materiales se destacan los aumentos de marzo en mesadas de granito (14,4 por ciento), vidrios (9,8 por ciento), cemento, cal y yeso (9,6 por ciento), muebles de madera para cocina (6,9 por ciento) y piezas de carpintería (6,4 por ciento).

Como resultado, el empleo registrado en la construcción profundizó su tendencia a la baja durante febrero, que se expandió en gran parte del territorio nacional. A nivel nacional, se  contabilizaron 360.210 empleos registrados en la construcción; el menor volumen de  empleo desde septiembre de 2021. Dicha cifra equivale, en la comparación interanual, a  una baja del 16,4 por ciento (cuarto mes consecutivo de bajas interanuales). Se trata del descenso  relativo más significativo de los últimos treinta y ocho meses; además, equivale a la pérdida  de 70.542 empleos en relación con febrero del 2023.

A las principales empresas del sector la ecuación les cierra. Según los balances presentados la semana pasada a la Bolsa, la firma Aluar en los primeros tres meses de este año obtuvo un resultado integral neto de 105.002 millones de pesos, un 682 por ciento por encima de igual trimestre de 2023 (13.422 millones). Por su parte, Ternium informó una ganancia en el mismo período de 216.608 millones de pesos, con un aumento de 330 por ciento interanual (50.349 millones). 

Por la falta de ventas, el crecimiento de inventarios de Ternium de un año al otro para el mismo trimestre es altísimo. En materias primas pasó de 35.639 millones a 117.825 millones de pesos; en materiales y repuestos, de 15.462 millones a 82.112 millones de pesos; en productos en proceso, de 50.530 millones a 152.796 millones de pesos; en productos terminados, de 10.800 millones a  42.517 millones y en bienes en tránsito, de 13.728 millones a  42.517 millones de pesos.. 

Por su parte, la cementera Loma Negra más que duplicó su ganancia, de 20.199 millones a 50.702 millones de pesos. "Los pronósticos más recientes para la economía argentina para el 2024 señalan una contracción del PBI estimada en un 3.5 por ciento, supeditado a los desafíos macroeconómicos y políticos propios del período de transición que está atravesando el país. En este contexto, la industria del cemento afrontó un trimestre complejo con una marcada caída en el nivel de actividad", destaca la fabricante de cemento. 

EL DESTAPE WEB.-

Últimas Noticias
Te puede interesar
Lo más visto