Intentó abusarla, golpeó su cabeza con una tenaza y la dejó ensangrentada: "Le pedí por favor que me deje de pegar"

La víctima se resistió como pudo, y terminó internada, con ocho puntos en la cabeza, por las heridas provocadas por su agresor, que escapó con su celular y está prófugo.

Policiales 26 de julio de 2023 TELEDIARIO.COM.AR TELEDIARIO.COM.AR

Una joven de 28 años fue brutalmente agredida por un desconocido, que la tomó por sorpresa cuando ella regresaba de trabajar, le rompió la cabeza con una tenaza y la habría tratado de abusar en un terreno baldío, en el sur del Gran Buenos Aires.

Según contó a cronica.com.ar, la víctima, llamada Gabriela, ella se resistió como pudo, y logró sobrevivir a la golpiza, cuya secuelas fueron ocho puntos en la cabeza, mientras que su agresor escapó con su teléfono celular.

"Le pedí por favor que me dejara de pegar, me pegaba con odio, en la cabeza, en la cara o en las manos, cuando yo me trataba de cubrir, creo que fueron 7 u 8 veces en total", recordó la mujer, que estuvo internada en el Hospital Santamarina de Monte Grande, donde le hicieron 8 puntos en la cabeza por las heridas y le dieron el alta este martes por la noche.

El violento episodio habría ocurrido este lunes cerca de las 19 horas, cuando ella bajó del colectivo para regresar a su casa, luego de su jornada laboral habitual. Mientras caminaba, en inmediaciones al predio del Colegio Santa Teresa del Niño Jesús, ubicado en Facundo Quiroga y Capitán Giachino, fue sorprendida por el delincuente.

"Yo escuchaba que alguien caminaba atrás mío y cuando me doy vuelta, veo que saca una tenada de adentro de su mochila, con la que me pegó", indicó.

Gabriela gritó para pedir ayuda a los vecinos, pero no pudo contar con la ayuda de nadie, a pesar de que a metros de allí se encuentra una garita de la Policía Bonaerense, cuyos policías no se habrían dado cuenta de lo ocurrido, hasta que la joven se acercó hasta allí.

"Estoy segura de que me quiso abusar, me quiso llevar dentro del predio, que es una zona de yoyos muy altos, pero no pudo, porque me resistí y grite", afirmó.

Frustrado, el malviviente tomó el celular de la chica y escapó impunemente de la zona sin dejar rastros. Por su parte, ella, completamente ensangrentada y al borde del desmayo, se acercó hasta los funcionarios policiales, que la asistieron.

Gabriela desconoce la identidad de su atacante, pero quiere alertar a otras potenciales víctimas, debido a que el hombre sigue prófugo. "Lo único que pude ver es que tenía ropa de trabajo, jamás me imaginé que alguien así me pueda hacer esto", expresó, al borde de las lágrimas.

Últimas Noticias
Te puede interesar
Lo más visto